lunes, 7 de junio de 2010

¿Nos quieren mancheguizar? (II)


“Que Tajo y Duero, aunque nunca se hayan visto ni hayan mejido sus aguas caudales, son hermanos” (Miguel de Unamuno).

Castilla, con añadidos, resta identidad, oculta identidad. Mientras los catalanes pertenecen a Cataluña y no a Cataluña el Ampurdán, los gallegos a Galicia y no a Galicia – Terra Chá, Andalucía y no Andalucía las Alpujarras, Extremadura y no Extremadura la Vera…. aquí Castilla o es Castilla y León o Castilla es Castilla la Mancha. En el primer caso son dos identidades históricas y administrativas multiseculares unidas desde el siglo XIII, pero en nuestra región, se une la identidad castellana con una de sus comarcas que también es Castilla. Queda un poco raro ¿No?.

Hoy Castilla se encuentra dividida entre varias comunidades incomprensiblemente ¿Por qué trocear, ocultar, añadir o buscarnos novio o novia a los castellanos ? ¿A caso los castellanos no somos nadie por si? ¿Somos incapaces de ser nosotros mismos?, ¿ Alguien le preocupa o inquieta que seamos castellanos ?.

Para los “repartidores” a lo Javier de Burgos del 78, cuando habían resuelto las aspiraciones autonómicas de la periferia… nos tocó a Castilla. ¡¡Ancha es Castilla¡¡ Y como lo castellano les venia un poco grande y los castellanos tan pequeños, cada político tiró para su feudo. En Castilla la Nueva (desmembrada) buscaron y hallaron en el cajón de los recuerdos locales a Carlos III y su provincia de la Mancha, recortada del antiguo reino de Toledo, y lo añadieron al nombre de Castilla, quedando cubiertas las aspiraciones mancheguistas y los votos respectivos. Algunos estuvimos desde la cultura en aquella “fiesta”, pero tirando de hemeroteca conocerán nuestra opinión al respecto. Entre consensos políticos, tiras y aflojas se parió a Castilla la Mancha y lo aceptamos. Pero de aquello, a las intenciones actuales de mancheguizarnos a todos, va un tramo bastante largo.

Bien, pues no contentos entonces con romper Castilla en su identidad unitaria, ahora viendo lo que parecen ser calculadas intenciones para que el castellano no sepa ni lo que es, nos encontramos en plena tarea para suplantarlo por otra cosa. Así disfrutamos una culturización manchegista hasta en la sopa. Bueno en la sopa… todavía se llama “castellana” aunque todo se andará para mancheguizarla a su debido tiempo.

Observen a su alrededor, vean los telediarios, lean la prensa atentamente, libros de historia escritos por algunos manchegos, revistas de la Junta y otras que no lo son, incluso oigan atentamente al “hombre del tiempo” de alguna emisora cuando habla de la climatología en la Mancha, en referencia a la región, o cuando el comentarista habla o escribe sobre el equipo “manchego” al referirse al Talavera, o la tontería supina de Toledo “capital de la Mancha”, las agencias “regionales” como “Manchatour”, “Mercamancha” y un largo etc… Cuanto menos todo esto es “mosqueante”. ¿No les parece? Es posible que se trate de simplificar nuestro nombre, largo nombre de “castellanosmanchegos”, ¿ Pero por qué siempre se simplifica a costa de Castilla?.

Viendo estas arremetidas. Alguien pensará ¿Qué tiene este señor contra la Mancha o los manchegos? Pues es fácil la respuesta: ¡¡Nada¡¡. Son mis hermanos castellanos y además los verdaderos “castellanomanchegos”, por darse solamente en ellos, las dos condiciones para denominarse así. Y si el que suscribe fuera manchego, lo sería a mucha honra, la misma honra de ser castellano, español o monteño.

Por último, una reflexión. Efectivamente “disfrutamos” de un empacho del Quijote de la Mancha aunque no se den cuenta quienes lo promueven. Los empachos causan problemas de salud y ésta debe cuidarse para digerir bien el plato. ¿Por qué no diversificar? Además de D. Quijote, también es nuestra La Celestina, es nuestro El Libro del Buen Amor, la mitad del Cantar del Mio Cid, los Sonetos de Garcilaso y un largo etc… que aunque no son manchegos, también los podemos promocionar al mismo nivel que D. Quijote, aunque crean que no “vendan” tanto. Todo es cuestión de marquetink y cultura.

¿Por qué en lugar de recurrir siempre a los nombres y figuras quijotescas como los que proliferan en los organismos oficiales y por mimetismo en otros lugares, no recurrimos también a las obras anteriores?. Entonces comenzaremos a pensar que existe menos mancheguización y veremos realmente que la cultura castellana y universal de nuestra región, también es tenida en cuenta, pero mientras, la realidad continúa siendo tozuda.

No todos los manchegos son de la opinión de los “mancheguizadores”, pues todavía existe el sentido… de lo castellano y lo manchego en la Mancha.

Ahora si, un ruego a los “escribidores”, guionistas, locutores, “historiadores” y demás medios, criados en los pechos de la Logse o seguidores entusiastas de la mancheguización, al Greco no me lo hagan manchego, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada